Leyendo a Marx y escuchando Leave’s Eyes (??)

Trataré de moderar mi orgullo, y confesarte,  ahogando sus gritos de rebeldía, que te necesito y que te amo en mi locura, y que no hay palabras humanas ni verba divina  capaz de desentrañar tal sentimiento.   Considerar tus dedos prolongación de mis manos, tus ojos, mi visión del mundo; tu sonrisa, orador de misSigue leyendo “Leyendo a Marx y escuchando Leave’s Eyes (??)”