1

Corriente de eones marchitos suspira tu boca.

El pecho se hace fuerte a cada trago de aire nauseabundo

usado

y lento,

que acaba por henchir los pulmones

y el alma,

de ideas de otros tiempos

de otra razón.

Me encantaría haberte conocido cuando tu cuerpo temblaba de temor, cuanto tu mente estaba poblada de los más oscuros pensamientos.

Me gustaría haber estado ahí mucho antes, haberte llevado conmigo más pronto, para poder así haber descubierto antes lo que ha de llegar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: